REFLEXIONES DE LA ESCRITORA CHANTAL MAILLARD

Avanzan los problemas de depresión entre adolescentes y jóvenes; sus dificultades ahora van más allá de la vida real, ahora también provocadas por el ciberacoso a través de las redes sociales mediante agresiones con publicaciones ofensivas o humillantes.

En México, el número de jóvenes entre 12 y 24 años con depresión es de aproximadamente 2.5 millones, y 9.9 de cada 100 mil ha tenido ideas suicidas, afirmaron especialistas de la UNAM.

Estudios realizados por especialistas de la institución detectaron que la ansiedad y la depresión son los principales padecimientos que se enfrentan en esta etapa de la vida, por lo que se les debe poner especial atención.

Ambos trastornos son ya problema de salud pública que afecta con mayor frecuencia a las mujeres.

Los padres de hijos adolescentes deben estar tan pendientes de ellos como lo estuvieron en su infancia porque es un periodo en el que se debe reforzar su salud mental, recomiendan especialistas.

La escritora Chantal Maillard hace reflexiones interesantes. Sostiene que lo que nos importa es tan solo aquello que nos concierne. Hoy en día nos pone a salvo de aquello que nos concierne, el hecho de que lo recibimos por los mismos medios que si fuera un espectáculo o una representación, lo que neutraliza nuestro impacto emocional. Si esa misma información la recibiéramos directamente, en forma “viva”, el impacto sería de tal magnitud que no nos dejaría indiferentes ante nuestra indiferencia, nos sentiríamos concernidos.

La moral del semejante deriva de una fórmula muy antigua: “no hagas al prójimo lo que no quieras que te hagan a tí”. Parece que era una buena fórmula en grupos humanos circunscritos, pero ineficaz en un mundo globalizado que tiene conciencia de que todos y todo está relacionado y es interdependiente.

En un mundo global ya no tenemos que pensar en términos de la moral , sino de ética, que es algo muy diferente. La moral defiende lo que creemos que nos pertenece; la ética cuida el lugar al que pertenecemos. Pasar de la moral a la ética implica ensanchar el marco de pertenencia. Y esto solo puede hacerse entendiendo lo que a todos nos asemeja: el sufrimiento, el dolor, la incertidumbre, el miedo, la pérdida. Sentimientos todos que se viven cuando se es víctima de violencia, no importa el género ni la edad.

No podemos seguir ante la indiferencia de la violencia contra las niñas, las adolescentes, las mujeres y las mujeres de edad avanzada. Es necesario y apremiante una educación que nos enseñe a tomar distancia de mí y nos enseñe a tener conciencia del “nos”.

Sintetizado por Dra. Dolores Montilla Bravo. Directora de Divulgación APM
0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

APM
 
Contáctanos
 
  • Conmutador:
  • 5596-0009
  • 5596-7427
  • 5596-8372
  • 5596-7292
  • 5251-9590
  • e-mail:info@apm.org.mx
Información
 
  • Bosque de Caobas 67,
  • Bosques de las Lomas,
  • Deleg. Miguel Hidalgo
  • 11700 México, D.F.
ASOCIACION PSICOANALÍTICA MEXICANA ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS 2018

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?